Alrededor de un 40% de los pacientes con Alzheimer presenta un cuadro de depresión

Martorell (Barcelona), marzo de 2012.-

– La confusión entre Alzheimer y depresión es un problema frecuente entre los profesionales de Atención Primaria.

– Casi la mitad de la gente mayor que se deriva a hospitales de agudos presenta un estado elevado de fragilidad cuando son dados de alta.

Uno de los problemas más frecuentes con que se encuentran los profesionales de Atención Primaria en el momento de diagnosticar los trastornos que afectan al paciente mayor es la dificultad de distinguir entre la enfermedad de Alzheimer y el cuadro depresivo. En la actualidad, alrededor de un 40% de las personas con Alzheimer sufren depresión, por lo que es fundamental saber diferenciar ambas enfermedades para el correcto diagnóstico y tratamiento precoz de esta sintomatología.

Este ha sido uno de los temas tratados en la Primera Jornada de Geriatría para Asistencia Primaria, organizada por el Área Sociosanitaria del Hospital Sagrat Cor de Martorell con el fin de mejorar el conocimiento de la atención a las personas mayores y fomentar la interacción entre los profesionales de Asistencia Primaria y Especializada.

En cuanto al correcto diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer y de la depresión es muy importante que exista una estrecha colaboración entre Primaria y Especializada. “Hoy en día nos encontramos con que en un 15% de las personas mayores con un episodio depresivo éste puede manifestarse como pseudodemencia depresiva, lo que provoca que se caiga en el error de diagnosticarlo como Alzheimer, cuando solo con la administración de fármacos antidepresivos se eliminarían los síntomas”, ha afirmado el doctor Manel Sánchez, coordinador de la Unidad de Psicogeriatría del Hospital Sagrat Cor de Martorell.

Por su parte, el doctor Jesús Ruiz, coordinador del Área de Psicogeriatría del Hospital Mare de Déu de la Mercè de Barcelona, corrobora la necesidad de interacción entre los profesionales de ambos servicios asistenciales. “Muchas veces se producen errores en la atribución de síntomas habituales en la enfermedad de Alzheimer como por ejemplo la apatía o las alteraciones del sueño y del apetito como síntomas depresivos y se administran fármacos que no influyen en el desarrollo de la enfermedad”, ha explicado.

“Por lo tanto, resulta esencial que, desde Primaria, se establezcan unos criterios de derivación claros”, ha argumentado Ruiz.

Falta de coordinación entre recursos asistenciales

Por otra parte, los expertos presentes en la Jornada han coincidido en señalar que existe un desconocimiento del entorno sociosanitario, tanto a nivel profesional como entre la población en general.

“Hoy en día, se produce una infrautilización de los recursos sociosanitarios, que son los que están preparados para ofrecer una atención integral que identifique y evalúe de forma conjunta los aspectos cognitivos, emocionales y sociales de la persona”, ha explicado el doctor Josep Ortiz, responsable de la Unidad de Convalecencia y Cuidados Paliativos del Hospital Sagrat Cor de Martorell. “Los profesionales deben tener en cuenta que los pacientes de edad avanzada, además de la enfermedad de base, presentan otros condicionantes como la soledad, la falta de recursos económicos, la pérdida de la autonomía física, etc. que influyen en el curso de la problemática”, ha señalado.

Por otro lado, los expertos han puesto de manifiesto que existe una descoordinación entre los diferentes servicios asistenciales. Actualmente, entre un 40-50% de la gente mayor que se deriva a hospitales de agudos presenta un estado de fragilidad elevado cuando son dados de alta, según ha explicado el doctor Ortiz. “Pierden algunas de las capacidades que tenían previamente al ingreso, presentando problemas cognitivos o afectivos, incontinencia urinaria, trastornos del equilibrio y de la marcha, entre otros, que se podrían evitar desde una atención integral en la que intervinieran los recursos sociosanitarios”.

En la Primera Jornada de Geriatría para Asistencia Primaria también se han abordado los trastornos conductuales que presentan los pacientes de edad avanzada y se ha debatido sobre cómo se puede actuar para retardar el ingreso de las personas mayores en residencias, así como sobre los problemas más frecuentes con los que se encuentran los profesionales de Atención Primaria.

Sobre Hermanas Hospitalarias

El Hospital Sagrat Cor de Martorell es un centro asistencial que ofrece atención hospitalaria en salud mental y sociosanitaria, y dispone de más de veinte equipamientos comunitarios repartidos por el territorio catalán.

Estos centros están gestionados por la Congregación de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, fundada en 1881 por San Benito Menni, miembro de la orden de San Juan de Dios, María Josefa Recio y María Angustias Giménez Vera. Los tres fundadores sintieron la necesidad de crear una institución que diera respuesta a la situación de abandono sanitario y de exclusión social que vivían los enfermos mentales de la época, especialmente las mujeres. El primer centro se fundó en Ciempozuelos, a pocos kilómetros de Madrid.

Desde entonces, la obra de la Congregación se ha extendido por todo el mundo y hoy en día la acción hospitalaria está presente en 26 países de Europa, América, Asia y África. En total, más de 1.100 religiosas y unos 10.000 colaboradores seglares hacen posible la implantación y el desarrollo de la misión apostólica de las Hermanas Hospitalarias por todo el mundo. Todos ellos se esfuerzan por proporcionar a los pacientes y a las personas acogidas en los diferentes centros una atención integral, que incluye aspectos físicos, psíquicos, sociales y espirituales.

La presencia de las Hermanas Hospitalarias en Cataluña se remonta a 1888, año de la fundación del Asilo de Sant Rafael, hoy transformado en hospital general. En 1895 se hicieron cargo del Psiquiátrico de San Boi y, sucesivamente, fueron creando otros centros.

Actualmente, la Provincia de Barcelona gestiona seis entidades hospitalarias en Cataluña y Aragón: el Hospital Sant Rafael (Barcelona); el Complejo Asistencial en Salud Mental Benito Menni (Sant Boi de Llobregat); Hospital Sagrat Cor (Martorell); l’Hospital Mare de Déu de la Mercè (Horta); el Centre Psicopedagògic Nostra Senyora de Montserrat (Caldes de Malavella) y el Centro Neuropsiquiátrico Nuestra Señora del Carmen (Garrapinillos, Zaragoza). Al mismo tiempo, de todas estas instituciones depende una amplia red de dispositivos asistenciales comunitarios.

*Pulse Aquí a la Fuente*

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>