Alzheimer: subió un 30% la tasa de mortalidad en el país en los últimos diez años

09/03/13

La tasa de mortalidad por la enfermedad de Alzheimer, que es la causa más común de demencia en las personas mayores, subió el 30 por ciento durante los últimos 10 años en la Argentina, según la nueva publicación de estadísticas vitales del Ministerio de Salud de la Nación. Pasó de 2,3 a 3 fallecidos por cada cien mil habitantes si se comparan los años 2001 y 2011. El aumento de la tasa se debería a que ahora los médicos diagnostican mejor y dejan registrada a la enfermedad de Alzheimer, mientras antes se anotaban otros trastornos asociados como causas de las muertes.

Los números en bruto dicen que las muertes por Alzheimer pasaron de 846 en 2001 a 1.239 en 2011. “Suele ocurrir que cuando hay una mayor posibilidad de diagnóstico de una enfermedad, ya sea por mayor conocimiento o por nuevas tecnologías, la tasa de mortalidad va en aumento. Puede haber ocurrido eso con la enfermedad de Alzheimer en la Argentina, aunque no hay que dejar de lado otros factores como el envejecimiento de la población: las defunciones afectan mayoritariamente al grupo de mayor edad”, respondieron en la cartera de Salud.

Diferentes investigadores y médicos especializados en Alzheimer que fueron consultados por Clarín coinciden en que mejoró la capacidad de los médicos para detectar y registrar el trastorno, que es una enfermedad irreversible y progresiva que destruye lentamente la memoria y las aptitudes del pensamiento, y que afecta en la actualidad a más de 400.000 argentinos.

“El aumento en la tasa de mortalidad se podría atribuir a que hasta el año 2000 se diagnosticaba muy poco la enfermedad de Alzheimer”, afirmó Juan Ollari, jefe del centro de neurología cognitiva del Hospital Británico de Buenos Aires y secretario del grupo de trabajo de neurología de la conducta de la Sociedad Neurológica Argentina. “Desde nuestra entidad, hicimos cursos y conferencias para capacitar a los médicos porque antes se confundían los síntomas de Alzheimer con otras demencias”.

En tanto, Ignacio Demey, jefe de neurociencias cognitivas del Instituto de Neurociencias Buenos Aires (INEBA), agregó que “antes muchos consideraban que todos los olvidos eran normales en las personas mayores, pero ahora la gente consulta más y hay más médicos preparados”. A esas situaciones, se suma que la gente vive más años. Y a mayor cantidad de años, hay más probabilidad de riesgo de padecer la enfermedad.

En los mayores de 85 años, hay una probabilidad mayor al 30% de desarrollar el trastorno.

“Si bien no se conocen totalmente las causas del proceso de la enfermedad, hay evidencias de que la acumulación de ciertas proteínas en el cerebro está asociada a la muerte progresiva de neuronas en personas mayores. También las personas que no siguen frecuentemente hábitos saludables tienen mayor riesgo de desarrollar el desorden más temprano”, explicó Pablo Richly, jefe de la clínica de memoria del Instituto de Neurología Cognitiva (Ineco).

El trastorno de Alzheimer es un ladrón de recuerdos de las personas, pero compromete el futuro de las sociedades. “El mundo se enfrenta a una nueva epidemia de proporciones sin precedentes: como la gente vive más, la prevalencia de la enfermedad está creciendo a un ritmo alarmante. Esta situación crea un enorme problema para los pacientes y familiares, pero también para la salud pública y la economía”, sostuvo Facundo Manes, director del Ineco y del Instituto de Neurociencias de la Fundacion Favaloro. Actualmente existen 35 millones de personas con Alzheimer en el mundo, y la Organización Mundial de la Salud pronostica que el número se duplicará en los próximos 20 años.

¿Cómo enfrentar el problema desde la Argentina? “Nuestro país es uno de los que está envejeciendo más rápidamente en nuestra región. Por lo cual, el desarrollo de un plan nacional contra Alzheimer es no sólo necesario sino urgente. El desafío reside en detectar la enfermedad cuanto antes y en desarrollar drogas efectivas para utilizarlas desde la etapa inicial”, respondió Manes.

Ricardo Allegri, jefe de neurología cognitiva del Fleni e investigador independiente del Conicet y del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, advirtió que “hoy el acceso a los tratamientos y el manejo adecuado son dificultosos porque no hay políticas para Alzheimer. El mayor costo directo (en dinero) o indirecto (en horas de cuidado) lo terminan pagando las familias”. El costo anual por paciente en nuestro país está calculado entre 2.816 y 8.000 pesos mensuales.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>