Aprendiendo a no olvidar

Por: Silvia Ojanguren, Miércoles, 18 de Julio de 2012

Monterrey, N.L.- La pérdida de la memoria es una amenaza que no respeta a nadie y es un peligro mayor para los viejos, sobre los que pesa el riesgo de padecer el mal de Alzheimer conforme más viven, escenario en el cual se asocian cosas como un bajo nivel educativo, percepción de vejez e inutilidad social.

El Alzheimer es el tipo de demencia más común en México, afecta entre 15 al 30% de la población mayor de 65 años de edad, esto de acuerdo con el psiquiatra Jesús Ramírez Bermúdez, director Médico de Fraternidad Sin Fronteras: Asociación Civil, una organización que ofrece una vida digna a discapacitados mentales en estado de abandono.

Mente sana

El especialista aclara que la demencia es la enfermedad más estigmatizada en México, y se trata de un mal que altera la memoria, funciones cognoscitivas, lenguaje, percepción, personalidad y emociones.

“Los síntomas que puede presentar el paciente son la agresión, apatía, vagabundeo, trastornos del sueño y lenguaje obsceno, entre otros”, cuenta Ramírez Bermúdez, quien comenta que esta enfermedad tiene un alto costo económico y social.

Entre oras cosas, “es la principal causa de discapacidad en los mayores de 65 años de edad y las estadísticas suponen que se incrementará a nivel mundial al aumentar la edad en la pirámide poblacional”, comenta el experto en salud mental.

Menciona que las demencias más comunes son Alzheimer con 65% de los casos, vascular 10%; mixta 10%; cuerpos de Lewi 9%; por alcohol 3%; enfermedad metabólica 1.2%; Parkinson 0.8%; traumatismo, 0.6% e infección, 0.4%.

Camino extraviado

“Aunque es multifactorial, algu-nos factores inciden en la pérdida de funciones mentales que se manifiesta en deterioro cognitivo-funcional, e impiden a la persona realizar sus tareas habituales, situación que las vuelve dependientes, entre las que destacan el sentido de vejez e inuti-lidad”, manifiesta el médico.

En su experiencia tiene en claro que “personas que carecen de un sentido de vida definido, a quienes se les trata como estorbo o que de plano son desechadas por sus familias, tienen más posibilidades de desarrollar Alzheimer, así como aquellos que tienen un nivel de escolaridad limitado porque esto se asocia a menores redes neuronales”.

El representante de Fraternidad Sin Fronteras menciona que en la sociedad actual prevalece la idea de que una persona vale en función de sus percepciones económicas.

Sin embargo olvidamos sus valiosas contribuciones como la transmisión de valores, cohesión familiar.

La demencia se arraiga más en sociedades altamente competitivas, llenas de estrés, violencia y falta de respeto, en el que no valoramos a los otros, ni su personalidad e ideas, señala.

El psiquiatra Ramírez Bermúdez llama la atención sobre que “en la medida que avasallamos a los otros y desvalorizamos su capacidad, desechamos lo viejo y olvidamos el valor de la experiencia, confinamos a gente sabia a una cárcel cruel e inhumana: la demencia”.

Pulse Aquí a la Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>