Científicos argentinos buscan detectar el Alzheimer antes de su aparición

La enfermedad de Alzheimer es una patología que afecta en la actualidad a 1 de cada 10 personas mayores de 65 años (35, 6 millones en total), pero la OMS, en conjunto con la Alzheimer Disease Association (ADI) calculan que esta cifra se duplicará en 2030, es decir llegará a los 65,7 millones y se triplicará para 2050, hasta alcanzar los 115,4 millones.

Frente a este panorama distintas instituciones, gobiernos, fundaciones y universidades lanzaron en 2004 el proyecto ADNI, una sigla que en inglés refiere a Iniciativa para el Diagnóstico por Neuroimágenes de la Enfermedad de Alzheimer. Se trata de un estudio observacional que busca predecir qué personas con deterioro cognitivo leve (es decir, una queja de falla de memoria, también medida por un test) van a desarrollar Alzheimer en el futuro.

Participan en la investigación 56 centros de países como EEUU, Canadá, Australia y naciones europeas. La única institución latinoamericana en integrar este protocolo es la Fundación FLENI, que demostró poseer los recursos tecnológicos y humanos para realizar una batería de estudios a los 60 pacientes que reclutará.

Los voluntarios serán seguidos hasta por cinco años para determinar cuál de todas estas pruebas pudo predecir mejor y a más bajo costo la aparición de la demencia a través de la aparición de sus lesiones previas.

“Hoy no sabemos bien qué personas que tienen una queja inicialmente trivial o mínima de memoria van a evolucionar a una demencia de tipo Alzheimer. Lo que busca el estudio ADNI es encontrar predictores que determinen quiénes de ellos van a adquirir la enfermedad a lo largo del tiempo y quienes no”, explicó a DocSalud.com el doctor Salvador Guinjoan, psiquiatra de la Sección de Neurología Cognitiva de FLENI e investigador principal de este estudio de tipo diagnóstico, que no abarca intervenciones terapéuticas.

Al respecto, el doctor Ricardo Allegri, Jefe de Neurología Cognitiva de FLENI, aclaró que “las lesiones propias de la enfermedad empiezan a aparecer en el cerebro muchos años antes de que los médicos le pongan el nombre de demencia”, por lo que este estudio intenta reconocer, en una etapa previa al desarrollo del Alzheimer, “cómo se puede intervenir más temprano, en estadios más precoces”.

Para la comparación, los voluntarios reclutados incluirán a 30 personas con deterioro cognitivo leve; a 15 con demencia de tipo Alzheimer y a 15 personas sin ninguna patología de esta clase A todos ellos se le realizará estudios integrados que abarcan el examen clínico, pruebas neuropsicológicas, neuroimágenes con resonador de alto campo 3 tesla, PET (tomógrafo por emisión de positrones) y biomarcadores en líquido cefalorraquídeo.

Para la Dra. Silvia Vázquez, Jefa del Departamento de Diagnóstico por Imágenes y Directora del Centro de Imágenes Moleculares de FLENI, lo más importante de este trabajo es el seguimiento exhaustivo que se le realizará a cada participante. “Vamos a tener distintos puntos de corte durante esta etapa, para ver cómo va evolucionando y qué exámenes marcan cambios, como por ejemplo, si metabólicamente está igual, si el depósito y las evaluaciones neuropsícológicas tampoco se modificaron, si los marcadores en líquido no cambiaron. Juntando esta información se puede hablar de cuál es el mejor predictor”, indicó.

Pero también declaró que la clave de este protocolo es la cantidad de gente reclutada, que llega a 250 participantes. “Determinar la prevalencia demanda la intervención de mucha gente, para extrapolar los datos a una población más alta. Pero también es importante la homogeneidad de la información. Por eso, se deben cumplir requisitos adecuados y criterios de inclusión”, declaró.

Toda la información recolectada se vuelca en una base de datos en Los Ángeles, a la cual todos los investigadores participantes pueden acceder.

Por su parte, Guinjoan agregó que la magnitud de los objetivos del ADNI, altamente ambiciosos, hace a este estudio comparable al del Genoma Humano. Agregó que además, es una necesidad para una población que cada vez vive más años, por lo que se presentan nuevos desafíos para la salud pública.

Avances de hoy, esperanzas del mañana

Según confirmó el doctor Allegri, sólo el 15% de los casos de Alzheimer tienen origen genético mientras que el 85% corresponde a casos esporádicos, es decir, se desconocen las causas de por qué la enfermedad se desarrolla.

En ese sentido, el doctor Gustavo Sevlever, Director de Investigación y Docencia de FLENI y coinvestigador de ADNI, había adelantado en artículos previos que, con el protocolo se busca llegar a obtener “un PAP del Alzheimer”, es decir, un estudio que identifique qué factores pueden llevar al desarrollo de la demencia, así como la prueba ginecológica detecta la presencia del Virus VPH, que posee genotipos capaces de producir cáncer de cuello de útero.

Pese a las asignaturas pendientes, hoy existen determinadas intervenciones que se pueden realizar para que el deterioro cognitivo leve evolucione a menor velocidad. “Por ejemplo, en personas de tercera edad se puede restringir ciertas drogas como el alcohol, o medicación que afecte la parte cognitiva, como las benzodiacepinas. También mantener el cuerpo y la mente activos y controlar los factores vasculares ayuda”, concluyó Allegri.

Pulse aquí a la Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>