La detección precoz y el diseño vacunas para prevenir su aparición, retos de futuro para la investigación en Alzheimer Directorio

La neurogénesis o creación de nuevas neuronas podría generar terapias que beneficiaran a pacientes diagnosticados y candidatos a desarrollar la enfermedad

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) –

Así opina Alberto Rábano, responsable del Banco de Tejidos de la Fundación CIEN (BT-CIEN), quien participa en la mesa redonda ‘Retos para el futuro de la enfermedad de Alzheimer’, organizada por el Instituto Universitario de Investigación en Neuroquímica de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Sobre la búsqueda de un método de diagnóstico precoz para esta enfermedad, una de las líneas de investigación más vanguardistas, Rábano ha explicado que en BT-CIEN desarrolla desde el pasado otoño el denominado ‘Proyecto Vallecas’, cuyo objetivo es seguir a 1.000 pacientes durante un periodo prorrogable de 5 años para controlar en ellos los marcadores conocidos de demencia y ver si la desarrollan.

“Los marcadores que se van a controlar en esta población ya eran conocidos, pero la particularidad es que nunca antes se habían observado en población española, con datos de neuroimagen, para saber qué ocurre con los depósitos de proteínas anómalas que se produce en la enfermedad de Alzheimer”, ha señalado a Europa Press.

En relación con la búsqueda de una vacuna para proteger frente al Alzheimer, Rábano ha dicho que se trata de un avance que podría “no ser tan lejano”. “Se trata de una de las líneas de investigación más interesantes de las que se manejan y está consiguiendo resultados muy prometedores en modelos animales. Además cuenta con ensayos clínicos en marcha”, apunta. Su objetivo sería beneficiar a los pacientes en fases iniciales de la enfermedad, antes de la fase clínica.

Otra linea de investigación innovadora en Alzheimer es la neurogénesis o creación de nuevas neuronas, un área que podría generar terapias que beneficiaran a pacientes diagnosticados, evitando una excesiva pérdida de neuronas, y a los candidatos a desarrollar la enfermedad a partir de los 50 años, como prevención.

Según Rábano, contar con un banco de tejido cerebral como el BT-CIEN es una gran ventaja para los investigadores en enfermedades como el Alzheimer, pero también para quienes buscan avanzar en el conocimiento de patologías como la ELA, el Parkinson o la enfermedad de Huntington. “Gracias a este banco, no sólo trabajan con animales de laboratorio, sino con muestras de tejido humano”, anota.

Dice el responsable del BT-CIEN que la crisis económica “no está afectando ni al número de donaciones, que no hacen más que aumentar”. “En la actualidad, cuentan con 220 casos, la mayoría demencias, pero también enfermedades como el Parkinson o la ELA”, expone.

“En 2010, llegamos a las 100 donaciones, en 2011 a 40 y este año esperamos llegar a 150 nuevas donaciones”, detalla Rábano, precisando que, en la actualidad, cuentan ya con unos 800 donantes vivos registrados.

Tampoco notan la crisis en la actividad investigadora, que está “resistiendo bien” al clima de recortes. No obstante, reconoce que entre los temas de estudio figura la posibilidad de cobrar una tarifa a los investigadores por el envío de las muestras, que en la actualidad es gratuito para los científicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>