La mitad de los enfermos de Alzheimer no están diagnosticados .

27 abril 2012

En estos días, con el fallecimiento de mi madre tan reciente, trato de hacer cosas que me mantengan ocupada y así ir dando tiempo a los sentimientos para que se serenen. Por esa razón recientemente he asistido a una charla sobre el futuro del Alzheimer en la que pude escuchar varias cosas, interesantes desde luego, pero también muy inquietantes.

Al parecer, y según datos facilitados desde la Fundación Alzheimer España, dentro de 35 años nuestro país será el segundo mas envejecido del mundo, después de Japón. En palabras del Secretario General de la Fundación Jacques Selmes, “en 2045 podría haber más de dos millones de afectados en nuestro país, y eso sólo si hablamos de pacientes diagnosticados”. Según explicó Selmes hay un infradiagnóstico generalizado en todos los países, por lo que la cifra real podría ser el doble: cuatro millones de afectados por la Enfermedad de Alzheimer.

Las razones por las que esto se produce pueden ser o bien que el paciente no visita al médico ante las primeras señales, o bien que este no le da importancia hasta que los síntomas son muy claros. En cualquier caso el retraso en el diagnóstico tiene varios efectos muy negativos para el enfermo. Por una parte los tratamientos, no curativos sino sintomáticos son mucho más eficaces en las fases de inicio de la enfermedad, por otra si el diagnóstico es precoz el paciente todavía mantiene capacidad intelectual para poder organizarse y tomar decisiones de futuro, en previsión del día en que no pueda tomarlas.

Si tenemos en cuenta que el Alzheimer es la forma más común de demencia en personas mayores y que las previsiones hablan de 120 millones de afectados en 2050, es comprensible el esfuerzo en investigación que se está haciendo en busca de una posible vacuna.
En la línea de investigación que busca un diagnóstico precoz está el “Proyecto Vallecas”, que con ayuda económica de la Obra Social de Caja Madrid, está realizando un seguimiento a mil pacientes, a lo largo de cinco años, que permitirá evaluar la progresión de los indicadores de demencia. Ver como se desarrollan estos marcadores permitirá en el futuro detectar en su fase inicial la enfermedad.

El interés en encontrar una vacuna, la investigación en biomarcadores y los trabajos sobre neurogénesis son los tres frentes en los que actualmente se orientan los científicos. La neurogénesis, o posibilidad de crear nuevas neuronas que sustituyan a las afectadas por el Alzheimer permitiría aplicar a los enfermos diagnosticados terapias dirigidas a evitar una pérdida excesiva de materia neuronal.

El Instituto Universitario de Investigación Neuroquímica de la Complutense de Madrid o el CSIC, entre otras instituciones, están trabajando en esta dirección, a pesar del recorte presupuestario que, inevitablemente, están sufriendo.

Todos los que tenemos a un enfermo de Alzheimer cerca sabemos del valor que tiene poder mantenerles el mayor tiempo posible en una fase inicial, evitando un deterioro mayor. Confiemos en llegar a ver los resultados de estas investigaciones aplicados en la obtención de una mejor calidad de vida para nuestros familiares.

Pulse Aquí a la Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>