La rapamicina, posible nueva vía de investigación contra el Alzheimer

6 de Julio 2012

La rapamicina o sirolimus, un producto extraído de una planta que crece en la isla de Pascua (o Rapa-Nui para sus primeros habitantes) que está siendo empleado desde hace tiempo para prevenir el rechazo de trasplantes, en especial del trasplante de riñón. La rapamicina se sintetiza a partir de la bacteria Streptomyces hygroscopius, descubierta a mediados de los años setenta a partir de muestras de tierra de la Isla de Pascual, en el Océano Pacífico.

Científicos de la Universidad de Tejas (EE.UU.) estudian la utilización de la rapamicina para detener e incluso revertir el proceso de deterioro cognitivo en ratones. En sus experimentos con ratones de laboratorio, el fármaco no sólo mejoró la memoria y capacidad de aprendizaje de estos sino que también disminuyó el grado de ansiedad y de conducta depresiva en los roedores. (Ansiedad, estrés y depresión son factores que deterioran la capacidad cognitiva de las personas).

Los ratones son habitantes de madrigueras, de ahí que prefieran siempre permanecer en túneles con paredes a permanecer en espacios abiertos. Los científicos crearon un laberinto de túneles que acababan conduciendo a una pasarela: de repente, los roedores se ven en un espacio abierto y situado a cierta altura sobre el suelo. Así, los ratones que sufren menos ansiedad suelen tener más curiosidad para explorar la pasarela.

Los científicos observaron que los ratones que tenían rapamicina en su dieta pasaban mucho más tiempo en terreno abierto que los animales que recibían una dieta regular. Un segundo test mesuró el grado de conducta depresiva en ratones. A los ratones no les gusta que les agarren por la cola, lo que es la forma de trasladarles de una jaula a otra. Los ratones no depresivos suelen debatirse más y con más frecuencia que los ratones con conductas depresivas. Así, mesurar cuánto y con qué frecuencia se debaten sería una forma de medir su grado de depresión: los ratones que apenas se debatían para liberarse pelean mucho más tiempo cuando se les suministra un antidepresivo.

El efecto antidepresivo de la rapamicina era demostrado porque los ratones que recibían rapamicina peleaban para liberarse durante mucho más tiempo que los ratones que sólo recibían una dieta estándar. La reducción en ansiedad y conducta depresiva de los ratones tratados con rapamicina era evidente en todas las edades, desde los 4 meses (equivalente a unos 18-20 años en humanos), hasta 12 meses (mediana edad en humanos) a los 25 meses (tercera edad).

Por último, los científicos mesuraron los niveles de neurotransmisores de bienestar y placer: serotonina, dopamina y noradrenalina en los ratones. Los niveles de estos neurotransmisores aumentaban significativamente en los cerebros de los ratones que recibían rapamicina. El equipo de investigadores de la universidad de Texas ya había publicado un artículo hace dos años en el que señalaban que la rapamicina recupera la capacidad de aprendizaje y memoria de los ratones con déficits cognitivos semejantes a la enfermedad de Alzheimer. El aumento de estos tres neurotransmisores provocado por la rapamicina podría ser la explicación a este fenómeno, señalan los investigadores.

Este estudio fue publicado online el pasado 28 de junio por la revista Neuroscience.

© www.medicina21.com
Fuente: Neuroscience

Pulse Aquí a la fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>