Las fallas de memoria podrían anticipar el riesgo de Alzheimer

THE NEW YORK TIMES. ESPECIAL – 22/07/13

El hombre se quejaba de sus problemas de memoria, pero parecía perfectamente normal. Ninguno de los especialistas que consultó detectó un deterioro. “Insistía en que había cambios, pero obtuvo el máximo puntaje en todos nuestros estudios”, explica Rebecca Amariglio, neuropsicóloga del Brigham and Women’s Hospital de Boston. Pero 7 años más tarde, empezó a mostrar síntomas de demencia senil. Amariglio ahora cree que el individuo había reconocido cambios cognitivos tan sutiles que “él era el único que podía detectarlos”.

A estos pacientes se los suele llamar “los sanos preocupados”. Pero ahora los científicos están viendo que algunas personas que traen este tipo de quejas podrían haber detectado preanuncios del Alzheimer. Los estudios presentados en la última conferencia de la Asociación de Alzheimer en Boston mostraron que las personas con algunos tipos de preocupaciones cognitivas tenían más probabilidades de tener patología de Alzheimer y sufrir demencia más adelante. Las investigaciones revelaron que tenían más probabilidades de tener amiloide, una proteína clave relacionada con el Alzheimer, en el cerebro.

Destacados investigadores del Alzheimer han comenzado a identificar una nueva categoría llamada “deterioro cognitivo subjetivo”, que es la percepción de la propia persona de que su memoria y funciones intelectuales están fallando antes de que otros lo noten.

“Todo el campo ahora se está trasladando a esta área: ‘Quizá haya algo de cierto en esto y tal vez deberíamos prestar atención a estas personas’”, señaló el doctor Ronald Petersen, director del centro de Alzheimer de la Clínica Mayo. Explicó que resultados preliminares en adultos mayores sanos indicaban algo similar. “¡Quién lo hubiera dicho! Los que estaban preocupados por su memoria de hecho tenían más probabilidades” de sufrir un deterioro cognitivo leve más tarde, una etapa temprana de la demencia senil, agregó. Los participantes del estudio con preocupación por su memoria tenían un 56% más de probabilidades de recibir un diagnóstico de ese deterioro. “Estas personas perciben algo y hay algunas señales biológicas que se relacionan”, declaró Petersen.

Los especialistas destacan que muchas personas que manifiestan estas quejas no sufrirán demencia. Cierto deterioro de la memoria es parte del envejecimiento normal y algunas preocupaciones reflejan angustia psicológica.

Las personas que se olvidan qué fueron a buscar en la cocina o los nombres de personas no demasiado conocidas probablemente tengan un proceso de envejecimiento normal. Las personas que olvidan detalles importantes de acontecimientos recientes, se pierden en lugares conocidos o pierden el hilo del argumento de libros o programas de televisión quizá no lo tengan, en especial si tienen más problemas que otros de su edad.

Hay muchas cosas que aún se desconocen sobre las preocupaciones subjetivas. En algunos estudios, las personas con alto nivel de educación notaron los cambios más rápidamente pero, en otros estudios, personas menos educadas también lo hicieron. Otra conclusión: las personas que se preocupan más por las fallas de la memoria corren más riesgo de demencia, pero no está claro si la preocupación refleja los cambios que perciben o si la preocupación misma eleva el riesgo. Las personas con antecedentes familiares podrían mencionar problemas sólo porque conocen la enfermedad y su componente genético.

Los especialistas aún no sugieren hacer estudios periódicos para detectar un “deterioro cognitivo subjetivo” porque falta más investigación y aún no hay tratamientos efectivos para la demencia.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>