Las otras víctimas del Alzheimer

Buscando un respiro y el apoyo de otros que como ellos pasaban por la agonía que supone ver los devastadores efectos de esta enfermedad en un ser querido, hace ya nueve años cinco familiares comenzaron a reunirse en torno a un café. Se trataba de compartir experiencias, aliviar y compartir la pesada carga de esta demencia senil.

Aquellas primeras tardes se institucionalizaron y pronto ese pequeño grupo, surgido al calor de la Asociación de Familiares y Enfermos de Alzheimer de Albacete (AFA), se convirtió en una cita ineludible. Cinco personas conformaban el núcleo inicial del Café de los Miércoles. Hoy son casi una treintena de personas.

«El cuidador también necesita cuidados», cuenta Teresa Montero, una de las impulsoras de esta iniciativa. Una afirmación que secunda también la trabajadora social de AFA, Raquel Pérez, quien destaca el desgaste que sufren los familiares de los afectados al ver los estragos que la enfermedad causa entre los que la sufren, pero también en sus propias vidas.

A Teresa el mundo le cambió, se le volvió del revés, a sus 40 años. La implacable enfermedad del olvido la pilló por sorpresa. Su padre, Juan Manuel, pasó de estar bien a sufrir con crudeza los efectos del alzheimer durante unos cuatro años. «Lo peor es el inicio de la enfermedad. Ver cómo cambia la persona que tienes enfrente», indica Teresa.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>