Mal de alzheimer . Las II Jornadas Penitenciarias Leonesas analizarán desde el próximo día 17 la perspectiva solidaria de los internos

13/04/2012
LEÓN, 13 (EUROPA PRESS)

Las Jornadas han sido organizadas por la Cátedra de Derecho Penal de la Universidad de León (ULE) y por el Centro Penitenciario de León y su objetivo es servir de foro de encuentro entre las diferentes experiencias y propiciar la integración del ámbito universitario en este programa de intervención penitenciaria.

La programación, dirigida a profesionales y estudiantes universitarios del ámbito de las Ciencias Humanas, Ciencias de la Conducta y el Derecho, se iniciará el día 17 de abril con la conferencia inaugural del periodista de ABC David Pablo Muñoz titulada ‘La solidaridad desde la privación de libertad y reinserción social’.

En total se celebrarán cuatro mesas redondas en las que se analizarán los programas de solidaridad y de colaboración con organizaciones no gubernamentales que se desarrollan en los módulos de respeto, unas cuestiones que dan continuidad al análisis realizado el año pasado, en las I Jornadas Penitenciarias, sobre la incidencia que este modelo ha tenido en el desarrollo del sistema penitenciario español.

Los internos del Centro Penitenciario de León colaboran con asociaciones como Cáritas Diocesana, Promonumenta, el Centro de Referencia Estatal (CRE) de Discapacidad y Dependencia de San Andrés del Rabanedo, la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de León o el programa medioambiental Avuman que desarrolla la Cátedra de Zoología de la Universidad de León, entre otros.

1.000 PARTICIPANTES

Según ha explicado el director del Centro Penitenciario de León, José Manuel Cendón, entre 60 y 70 reclusos participan cada semana en los programas solidarios de forma voluntaria y en los últimos años alrededor de 1.000 internos han desarrollado estas labores.

El sistema de módulos de respeto creado en el Centro Penitenciario de León en el año 2001 y que actualmente la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias implanta en todos los centros bajo su competencia, se basa en un programa de tratamiento que interviene en el clima social del entorno penitenciario a través del trabajo con grupos.

Sus objetivos se concretan en conformar programas de tratamiento en actitudes, hábitos y valores socialmente normalizados y, al mismo tiempo, pretenden servir de marco a programas específicos como drogodependencias, violencia de género, formación académica, formación laboral o adquisición de hábitos de vida saludables como higiene, deporte y alimentación.

EL 70%, EN MÓDULOS TERAPÉUTICOS

Actualmente el 70 por ciento de la población penitenciaria de la Prisión de Mansilla se encuentra integrada en este tipo de módulos, en los que se desarrollan programas especializados en drogodependencias, programas con enfermos mentales (Paiem), programas con jóvenes, extranjeros, violencia de género o alcohol.

En estos momentos, 10 de los 16 módulos penitenciarios del Centro Penitenciario de Villahierro de Mansilla de Las Mulas, incluida la Enfermería, funcionan bajo el régimen de módulo terapéutico, más de 700 de las 1.132 personas que en estos momentos cumplen su condena, a las que hay que sumar 76 del Centro de Inserción Social (CIS).

En este modelo se ha incluido recientemente el módulo femenino, integrado en un programa mixto de respeto con el fin de posibilitar le integración del colectivo de mujeres en este sistema de tratamiento.

En estos módulos se trata de potenciar los valores de respeto y responsabilidad de los internos, así como su capacidad de relacionarse con los demás y de adquirir hábitos de conducta higiénicos y saludables.

VOLUNTARIEDAD

El requisito fundamental en el que se basan los programas es el de la voluntariedad por parte de los internos, lo que permite la implantación de una serie de normas reguladoras que posibilitan el conseguir estos objetivos. Los otros ejes vertebradores del programa son la planificación de las actividades específicas para todos los reclusos; la adopción de pautas de comportamiento social adaptadas a pautas de interacción normalizadas y la asunción de responsabilidades en tareas comunitarias.

Cada módulo tiene su especificidad. Algunos están dedicados a internos con antecedentes de toxicomanía y otros a internos que voluntariamente asuman un programa de corrección de actitudes y compromiso de respeto hacia los demás y también hacia ellos mismos.

En los once años de experiencia de los módulos de respeto implantados en la prisión de León se ha comprobado que existe una disminución de la conflictividad a niveles mínimos que mejora el clima de colaboración y convivencia entre los internos, así como las condiciones en las que los funcionarios desempeñan su trabajo.

Las II Jornadas Penitenciarias Leonesas han sido presentadas este viernes por José Manuel Cendón; el subdelegado del Gobierno en León, Juan Carlos Suárez-Quiñones y el catedrático del área de Derecho Penal de la Universidad de León, Miguel Díaz y García Concello.

Pulse Aquí a la Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>