Té verde y vino, potentes dianas para tratar la enfermedad de Alzheimer

8 febrero 2013

La nueva esperanza para los afectados por la enfermedad de Alzheimer estaría en estos compuestos químicos naturales.

Parece que los especialistas médicos que aseguraban que los casos de Alzheimer llegarían a triplicarse en 2050, han buscado una rápida solución para frenar este avance. Para ello dos compuestos se van a convertir en cruciales para luchar contra este mal que daña la memoria. Estas dos sustancias son el té verde y el vino.

La nueva esperanza para los afectados por la enfermedad de Alzheimer estaría en los compuestos químicos naturales que poseen ambas bebidas ya que algunos estudios convencen de sus beneficios. Concretamente ha sido una investigación llevada a cabo por la Universidad de Leeds de Reino Unido la que les ha denominado la nueva barrera contra el Alzheimer.

Los expertos se han encargado de identificar el proceso que permite a los grupos de proteínas perjudiciales aferrarse a las células del cerebro, provocando su muerte. Y además de ello, también han sido capaces de interrumpir el avance utilizando los extractos purificados de EGCG del té verde y el resveratrol del vino tinto.

Si por algo se caracteriza la enfermedad de Alzheimer es por la distinta acumulación de la proteína amiloide en el cerebro, que se agrupa para formar bolas tóxicas y pegajosas de diferentes formas. Dichas bolas se agarran a la superficie de las células nerviosas en el cerebro al unirse a proteínas en la superficie celular (priones), provocando el mal funcionamiento de las células nerviosas hasta su muerte.

Los expertos querían comprobar si se podía evitar que las bolas amiloides se unieran a priones, alterando su forma, ya que esto podría impedir que las células mueran. El equipo científico formó bolas de amiloide en un tubo de ensayo y los agregó a las células del cerebro humano y animal.

Cuando agregaron los compuestos del té verde y el vino tinto, estas bolas ya no dañaron las células nerviosas por lo que se les impedía unirse a priones y alterar la función de las células. El investigador principal, el profesor Nigel Hooper ha explicado que “es un paso importante para aumentar nuestra comprensión de la causa y la progresión de la enfermedad de Alzheimer”.

También señala que es erróneo pensar que esta enfermedad es parte natural del envejecimiento ya que es una enfermedad que “en última instancia se puede curar a través de la búsqueda de nuevas oportunidades de dianas farmacéuticas como la descubierta en esta investigación”.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>