Un ensayo intenta detener el Alzheimer en la fase inicial

El País Internacional
Domingo, 10 junio 2012

Los primeros síntomas del Alzheimer suelen asomar cinco años antes de que aparezca la demencia. Se presentan como problemas de memoria, especialmente en lo que hace referencia al almacenamiento de los recuerdos recientes. Y no existe ningún medicamento para tratar a los pacientes en esta fase.

Diez hospitales españoles participan en un ensayo internacional que evalúa la eficacia de un fármaco destinado a atacar la enfermedad en este momento inicial (la llamada fase prodrómica), cuando aún no existe daño neurológico o cognitivo incapacitante y la enfermedad es prácticamente asintomática. Se pretende comprobar si el medicamento es útil para frenar el desarrollo de esta patología neurodegenerativa. Si así fuera, podría emplearse como una especie de vacuna destinada a proteger de la demencia a los enfermos que comienzan a sufrir los primeros síntomas.

Pese al desconocimiento que envuelve a importantes aspectos de la enfermedad –por ejemplo, la causa que desencadena la patología–, se sabe que el Alzheimer se caracteriza por la muerte neuronal y la presencia de dos estructuras aberrantes en el cerebro: la aparición de las placas seniles (por el péptido beta-amiloide) y la formación de unas estructuras llamadas ovillos neurofibrilares.

La capacidad del gatemerumab de combatir la acumulación de las placas unido al convencimiento de “muchos investigadores”, como apunta Del Olmo, de que la agregación de la proteína beta-amiloide en el cerebro podría ser la causa de la enfermedad alienta la esperanza de los impulsores del ensayo de que el fármaco “contribuya a detener o ralentizar” el desarrollo de la enfermedad.

Se evaluará el efecto de la medicación (comparado con el grupo de control) en cuestiones como la capacidad de los enfermos de recordar información, solucionar problemas o llevar adelante actividades cotidianas, explica Del Olmo. Además, el seguimiento incluye exigentes pruebas de salud (de memoria, electrocardiogramas, punciones lumbares para medir los niveles de la proteína beta-amiloide, resonancias) durante dos años.

Si los resultados son satisfactorios, los potenciales beneficiarios se cuentan por millones. Una de cada 10 personas mayores de 65 años padece de Alzheimer: unos 63 millones de personas en el año 2030.

Pulse Aquí a la Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>