Uruguay será pionero en usar PET para detectar Alzheimer

……..

BORAH FRIEDMANN

Uruguay será uno de los primeros países en aplicar el PET para la detección temprana del Alzheimer con fines asistenciales y no sólo de experimentación. La punción lumbar se perfila como otra alternativa

En 1907 Alois Alzheimer describió, tras efectuar una autopsia del cerebro de una mujer que comenzó con trastornos de memoria y cuatro años más tarde padecía de demencia total, lesiones cerebrales entre ellas acumulación de proteínas beta amiloide y tau que definen a esta enfermedad. Es una patología neurodegenerativa que en etapas terminales lleva a dependencia total, incapacidad para reconocer personas y pérdida del control de movimientos.

Casi un siglo después, en 2002, un grupo de investigadores del Centro PET Uppsala (Suecia), entre los que se encontraba el científico uruguayo Henry Engler, logró por primera vez visualizar y registrar imágenes cerebrales de personas con Alzheimer.

Lo consiguieron utilizando la tecnología PET (Tomografía por Emisión de Positrones por sus siglas en inglés). Junto a científicos de Pittsburg (Estados Unidos) desarrollaron una sustancia radioactiva (PIB) que permitió detectar proteínas características de la enfermedad (beta amiloide).

Luego, vinieron otras investigaciones. “Estudiamos gente con déficit cognitivo leve. Encontramos que cerca de la mitad tenía la proteína y la mitad no. Los que tenían la proteína desarrollaron Alzheimer después de cinco años”, señaló Engler ayer a El País desde Suecia.

Esta técnica permitiría, por lo tanto, detectar la enfermedad antes de que se presenten los síntomas más severos. La dificultad es que hasta ahora ha sido utilizada para investigación y no ha pasado al uso clínico, es decir aplicándolo a pacientes que llegan al consultorio médico, explicó el científico. Incluso, contó que él vio su primer caso fuera de etapas experimentales hace poco más de un mes: un paciente brasileño con un déficit cognitivo leve y sospechas de que puede padecer Alzheimer.

Engler, que es director general del Centro Uruguayo de Imagenología Molecular (Cudim), anunció que el centro de Montevideo será “de los primeros” a nivel mundial en empezar a aplicar la técnica a nivel no experimental. “Lo pienso desarrollar lo más pronto posible en Uruguay y empezar a aplicarlo”, sostuvo. Eso implica un plazo inferior a un año, precisó.

PUNCIÓN LUMBAR. Esta semana la revista Archieves of Neurology difundió una investigación que fue calificada como una contribución significativa al diagnóstico de la patología: un test de líquido cefalorraquídeo tiene una precisión del 100% en identificar pacientes con deterioro cognitivo leve que están en camino a desarrollar Alzheimer.

El objetivo del estudio era identificar signos (marcadores biológicos o firmas) típicos de la enfermedad e independientes del diagnóstico clínico.

Para ello recurrieron a 416 personas: 114 normales, 200 con deterioro cognitivo leve y 102 con Alzheimer. A ellos les efectuaron una punción lumbar y su líquido cefalorraquídeo fue examinado buscando esos signos clave: concentraciones significativas de las proteínas beta amiloide, que forman placas en el cerebro, y de tau, que se acumula en las neuronas muertas o en proceso de estarlo.

La “firma” fue hallada en 90% de quienes ya presentaban la enfermedad, en 72% de quienes tenían un deterioro y en 36% de los normales.

El grupo encabezado por Geert De Meyer, que trabajó para la Alzheimer´s Neuroimaging Initiative (un proyecto científico que tiene el objetivo de definir el ritmo de avance del deterioro para así poder mejorar el tratamiento), fue por más. Y efectuó un seguimiento de quienes presentaban los valores y ya tenían un deterioro leve. El 100% de ellos desarrolló Alzheimer en los cinco años posteriores.

Los investigadores concluyeron entonces que su modelo permite clasificar a los pacientes con Alzheimer y anticipar a quienes padecerán la enfermedad. “La inesperada presencia de la firma de Alzheimer en más de un tercio de las personas cognitivamente normales sugiere que la patología está activa y detectable antes de lo que hasta ahora ha sido concebido”, concluyen.

Estos hallazgos fueron ponderados en los últimos días. Engler opinó que “pueden ayudar mucho en el futuro en la simplificación del diagnóstico de la enfermedad”. De todos modos, advirtió que la presencia de esos valores de proteína en el líquido cefalorraquídeo puede corresponder a otro tipo de patologías, pero que no sean exactamente Alzheimer, sino alguna otra enfermedad neurodegenerativa. Para que sea Alzheimer, dijo, la sustancia tiene que estar en el cerebro.

La publicación donde se difundió la investigación le dedicó su editorial al tema. Bajo el título “Afilar esa aguja” señalaron que la “firma” del Alzheimer en el análisis del líquido cefalorraquídeo puede tener otras aplicaciones que trascienden las diagnósticas: la posibilidad de detectar la enfermedad aun sin síntomas.

En este último trabajo, recordaron, más de un tercio de las personas sin demencia tenía niveles que corresponden a un rango de Alzheimer, valores similares a los encontrados en los análisis efectuados con PET, “datos que sugieren que esos individuos están en el camino de desarrollar la enfermedad”.

Los científicos plantearon entonces los siguientes pasos: educar a los pacientes de que una punción lumbar es segura y puede dar información valiosa; y a los médicos de que medir los niveles de beta amiloide y tau pueden ayudar en sus diagnósticos.

¿Para qué?.

Los avances en el diagnóstico precoz del Alzheimer plantean una cuestión ética: ¿es válido hacerlo cuando no hay un tratamiento cien por ciento probado para detener el avance de la patología?

Para Engler es un “problema ético terrible”. Hasta ahora, sostuvo, estudios que efectuaron mostraron que una sustancia (phenserine) tenía un efecto positivo. “¿Qué haces? ¿Los vas a usar? Lo que yo planteo es que cuando los síntomas avanzan no te quedan neuronas para recambiar”, señaló. Por eso, es partidario de un análisis caso a caso. Y cuando se decida utilizarlo hacer un seguimiento cuidadoso con el PET de los efectos.
Claves

Qué es

El mal de Alzheimer es una forma de demencia que gradualmente empeora con el tiempo y afecta la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Es una enfermedad para la que algunas personas tienen predisposición genética a padecerla.

Cuántos son

No hay estudios específicos en Uruguay sobre cuántas personas son diagnosticadas con Alzheimer por año. Extrapolando cifras internacionales se calcula se detectan unos 3.000 casos de pacientes con demencia. De ellos, 66% con Alzheimer, dijo el especialista Roberto Ventura


Pulse Aquí a la Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>